Blog de Chitio Rendón

¡Que no se cierren las puertas!

200368976-001Recuerdo mis primeros días de universidad. Mentes optimistas, motivadas y con ganas de aprender, las emociones de conocer nuevos amigos y la alegría de comenzar a dedicarse a la profesión de tu vida. Y tampoco puedo olvidar a un compañero que tuve en los primeros cursos, un tipo muy inteligente, demasiado diría yo, muy bueno para los números y lógica. Al inicio de la carrera todos empezamos a notar su talento, y hasta cierta manera admirarlo también. Pero había un problema… ¡el creía que lo sabía todo!

No dejaba ninguna oportunidad para alardear que los temas “ya se los sabía” o que “era demasiado fácil para su nivel”, actitudes que no fueron de nuestro agrado. Conforme el tiempo pasó, poco a poco todos nos fuimos alejando de él, hasta el punto que se quedó sin amigos. A pesar de ser muy capaz e inteligente su orgullo le cerró las puertas de la amistad. A los años me contaron que este compañero se había cambiado 3 veces de carrera porque nada “lo satisfacía”, y hoy, casi 5 años después, me entero que no logró definir bien su rumbo académico y menos laboral, y prácticamente se quedó solo en la vida.

Es sencillo, la humildad siempre nos abrirá puertas y el orgullo las cerrará. El ser inteligentes, exitosos o capaces no nos da el derecho de ser altivos, al contrario debemos ser humildes para aprender aún de lo que no son superior a nosotros. 2da de Samuel 2:28 dice “A la gente humilde le concedes la victoria,pero a los orgullosos los haces salir derrotados.”  Es preferible que nos cataloguen como “alguien que desea aprender” que “alguien que se cree de todo más no sabe nada” .

No perdamos la oportunidad de ser mejores personas por el orgullo. No pensemos que somos auto suficientes creyendo que no necesitamos de nadie, ya que sin duda alguna siempre habrá algo en lo cual podremos ser formados.

¿En cuantas cosas puedes ser mejor? ¿Qué áreas de tu vida pueden ser formados? Si no se te ocurren al menos 5 déjame decirte… ¡tienes problemas con la humildad! Es momento de eliminar el orgullo y dejar que las puertas se abran, permitiendo que Dios, a través de otras personas, te forme.

El misterioso caso de Chocolate arrow-right
Next post

arrow-left El limón arregla todo
Previous post

  • Dora Lam Estrada

    26 agosto, 2013 at 9:17 am | Responder

    Excelente tema, y si te hace reflexionar. Felicitaciones!

  • Omar Morales

    26 agosto, 2013 at 9:30 am | Responder

    Excelente!!!! Muy bueno para reflexionar 🙂

  • Ernesto

    26 agosto, 2013 at 1:21 pm | Responder

    Alguien que pretende saberlo todo solo muestra lo ignorante que es ya que mientras mas sabemos sobre un tema, mas cuenta nos damos de lo poco que los humanos sabemos del mundo.

  • JossemarGT

    26 agosto, 2013 at 4:28 pm | Responder

    Sinceramente, en diferentes partes de mi vida me he encotrado ciego por la soberbía como el compañero de la historia (además del afán). ¡Es lo peor que puede pasarte en la vida! porque no eres conciente del mal que te estas causando.

    Ahora bien, viniendo de un linaje cuyo pecado ha sido la soberbia, puedo ver y señalar dos factores clave para que uno siga en esta cadena, primera y obviamente estar fuera de los caminos de Dios. Segundo, no reconocer que la necesidad de “presumir” tus cualidades es netamente una consecuencia de una inseguridad, muchas veces causada por una herida muy profunda en nuestros corazones y no será hasta que le ridamos a nuestro Señor estas heridas, jamás sanaremos, ni saldremos de ese circulo vicioso.

    Me considero alguien que fue herido en el pasado y tengo mucho que cambiar, pero gracias a mi Señor, al menos ya se hacia donde me tengo que dirigir, además tengo la seguridad que Él no me soltará jamás 🙂

  • Hector Santos

    26 agosto, 2013 at 6:36 pm | Responder

    Esta genial, creo que realmente expresa la realidad que muchos vivimos al convivir con personas asi.

  • Alejandro Paula

    28 agosto, 2013 at 12:14 am | Responder

    Dicen por ahi, dime de que presumes y te dire de que careces. Una persona cuyo afan es demostrar lo que ya sabe es un simple simbolo de falta de identidad, el no saber quien es ni quien quiere ser en la vida.

    Saludos.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *